Happy Birthday HOV

Recuerdo la primera vez que escuché ‘The Black Album‘ de Jay Z (en aquella época Jay-Z, con el guión, es correcto. Pequeños cambios que marcan grandes diferencias en la era digital.) Fue a finales de 2003. Trabajaba para Néstor Morales en VIVA FM y me había salvado de un despido tempranero cortesía de una entrevista que le había conseguido al presentador con Yasser Arafat, la última que haría el líder de la Autoridad Palestina para radio colombiana antes de morir y que le conseguiría una nominación al premio Simón Bolívar el año siguiente (Julio Sánchez Cristo se la ganó por su nota con Bill Clinton.)

Compré El Álbum Negro en una tienda llamada ‘FORUM DISCOS Y LIBROS’ en el parque de la 93, de propiedad de un tipo llamado Harold Bastidas, que vendía discos como si esta ciudad fuera Nueva York. Pero yo, que siempre fui bastante pasional con la música, no estaba tan preocupado por el precio, y durante la peregrinación de final de mes, cuando Caracol Radio me pagaba y podía salir al mediodía de la sala de redacción, Me iba de tienda en tienda por el norte de la ciudad gastándome el sueldo en discos en Tower Records en Andino y posteriormente en El FORUM de la 93, al que llegaba siempre en la tarde noche, muy contento de hacer parte de alguna forma de la élite bogotana que podía visitar tan prestigioso lugar y pagar un dineral por sus discos.

 

Comenzaba a caer la tarde y vi la edición especial de este disco abandonada a su suerte en una de las góndolas: el estuche negro, opaco, detrás del que estaba la que es, a la fecha, una de mis portadas favoritas de la historia: negra mate también y estampado sobre el perdecto papel de libro del disco, el estadista del rap, en uno de los discos que más me obsesiona hasta la fecha.

“Sean Carter was born December 4th; weighing in at 10 pounds, 8 ounces; he was the last of my four children, the only one who didn’t give me any pain when I gave birth to him, and that’s how I knew that he was a special child.”

I was SO DAMN HOOKED!! La mamá comienza a hablar en ese disco y el hombre empezaba a hablar de su vida entera. Jay Z no era desconocido para mi: lo había visto en MTV con Pharrell Williams a comienzos de ese año con una canción llamada ‘Frontin”, y posteriormente lo había visto en el vídeo de ‘Change Clothes‘. Y por supuesto, ya existía ‘Crazy In Love‘, la canción de Beyoncé, donde a pesar del profesionalismo de ambos músicos mientras se contoneaban a lado y lado, la química era tan poderosa, tan romántica, tan explosiva, que uno sabía, muy adentro del corazón, que esa vaina era MUCHO más que una colaboración.

El Álbum Negro‘ no tiene comparación con nada que exista antes en la música popular; existe un ‘Álbum Blanco‘ de los Beatles y eso sería lo más cerca que uno podría decir que está ese disco de Jay Z a compararse con algo así de monumental. En ‘The Black Album‘ se supone que Jay Z se está despidiendo, que se está retirando – y pudo haberlo hecho -, pero sería imposible detener al genio a la hora de seguir produciendo música.

Sin embargo, y a pesar de no haber oído nunca ‘Reasonable Doubt‘, creo que ‘The Black Album‘ es su mejor disco, incluso por encima de ‘4:44‘, que está nominado a los premios Grammy de este año y que espero que gane.

Jay sigue siendo el líder por excelencia del hip hop. He’s ‘Picasso, Baby’, He’s ‘The Throne’, He’s not a Businessman, he’s ‘a business, MAN’, and it’s his birthday.

Happy birthday, HOV!

Mi Favorita del Black Album: My 1st Song.

 

Related